fbpx

Conciliación familiar con teletrabajo: ¿cómo ayudar a trabajadores e hijos?

Lograr la conciliación familiar con el teletrabajo no es una tarea fácil
La conciliación familiar y teletrabajo suena bastante lógico. No obstante, para padres y madres que teletrabajan y mantienen a niños/as en casa (por la cancelación de clases), es una tarea difícil. Establecer un equilibrio entre teletrabajo y los infantes, suena complicado.
En un día de trabajo típico, la mayoría de los padres y madres que trabajan desde casa, lo hacen sin mayores complicaciones. Ello porque las guarderías, las escuelas o los cuidadores están con sus hijos.
Cuando ese cuidado infantil desaparece, incluso a corto plazo, las personas tratan cuidar a los niños mientras se completa el trabajo. La contigencia del Coronavirus agregó esta nueva complicación.
Incluso si son profesionales experimentados trabajando desde casa, hacerlo junto a un cónyuge o con hijos alrededor presentará nuevos desafíos completamente nuevos.
Pero antes de alarmarnos, te ofrecemos cinco consejos para:

  • Ayudar a tus trabajadores a comunicarse de manera más efectiva.
  • Manejar el estrés inevitable de esta situación.
  • Equilibrar las prioridades en competencia.

¿Quieres saber todo sobre la regulación del Teletrabajo en Chile? Más información aquí


5 consejos para la conciliación familiar y el teletrabajo

En general, la conciliación familiar de los horarios de teletrabajo con el cuidado de los niños puede generar un estrés enorme. Afortunadamente, varias opciones pueden reducir la ansiedad y ayudar a que este dúo funcione mejor. Toma nota y ayuda a tus empleados.
  1. Establecer un flujo de trabajo en el hogar


En primer lugar, tus compañeros/as necesitan un espacio que solo accedan cuando trabajan. Este espacio debe ser cerrado, tener una puerta con cerradura, entre otras separaciones. Ello es importante para cuidar la ejecución de las videollamadas.
En segundo lugar, deben establecer reglas básicas sobre cómo otras personas en la casa pueden ponerse en contacto con ellos durante el día. Por ejemplo: pedir a sus convivientes que, si necesitan decirle algo urgente, le envíen un mensaje de texto. Así, pueden participar o desconectarse cuando estén listos.
Lo importante es no correr el riesgo de que sus oficinas se conviertan en una “puerta giratoria” de cambio de contexto. Así, deben pensar en ello como una forma de “distancia mental” entre el trabajo y el hogar.
  1. Ajuste de horarios para la conciliación familiar y teletrabajo

Los empleados que normalmente trabajan un horario de 8 a 6 deberían considerar cambiarlo. Trabajar antes de que los niños se despierten o después de que se hayan acostado, puede ayudar a tener más tiempo durante el día para manejar actividades.
En unas pocas horas libres de distracciones pueden tachar de la lista las tareas más importantes y que consumen más tiempo. Las tareas que son repetitivas o que requieren menos concentración, pueden guardarse para cuando los niños estén cerca.
Los padres y madres o tutores pueden ponerse al día con los correos electrónicos. Ajustar esas hojas de cálculo o limpiar archivos digitales mientras están en servicio de niños.
Los días más productivos suelen empezar el día anterior. ¿Cómo es eso? Crear una “lista de cosas de hacer para mañana” les ayudará. Tomarse unos minutos el día anterior para resolver lo que van a hacer al día siguiente y en qué orden, puede evitar que olviden algo importante.
  1. Optimizar la resistencia


Administrar su resistencia física en este contexto, es uno de los desafíos a asumir por los colaboradores. Esto significa dormir lo mejor posible, comer alimentos de alta calidad, mantenerse hidratados y ayudarse de prácticas de manejo del estrés como la meditación.
Estas son todas las cosas que seguramente tendrán dificultades para incorporar a su agenda en las próximas semanas. Pero es muy importante, por ejemplo, omitir el estrés de comer a altas horas de la noche mientras ven las noticias. Esto deja de mal humor y agotado al día siguiente.
Hacer el descanso es fundamental. No es egoísta elegir dormir en lugar de enviar correos electrónicos o finalmente ver un programa con la pareja. Toda la familia se beneficiará de estar cerca de la versión más saludable o al menos mejor descansada de tus colaboradores.
  1. Comunicación


Tus empleados van a necesitar aún más apoyo de su familia (y su pareja, si la tienen) y la falta de comunicación efectiva podría generar tensiones innecesarias. Por ello, la conciliación familiar y el teletrabajo pasa por la comunicación.
Lo mejor es no hacer suposiciones sobre cómo equilibrar el cuidado de los niños u otras tareas del hogar. Y no dudar en hablar cuando una norma de relación establecida ya no funciona en este nuevo entorno.
Por ejemplo, después de acostar a los niños, es posible que deban dejar su hábito de ver Netflix juntos porque necesitan más tiempo a solas ahora que están en casa y trabajando juntos todo el día.
Sea lo que sea que necesiten, hay que compartir los pensamientos y preocupaciones lo antes posible. No esperarse hasta sentirse verdaderamente frustrados. Así, es fundamental hablar con frecuencia de cada una de las necesidades, deseos y expectativas. Este cambio de estilo de vida no será fácil, pero después de pasar este tiempo tumultuoso, estarán orgullosos de su capacidad de adaptarse y perseverar.
  1. Relajarse


Todos los padres, madres o tutores que trabajan tienen el mismo problema: solo intentan hacer que las cosas funcionen, por lo que no deben estresarse demasiado si sus días no son perfectos.
Si tienen que darles a sus hijos tiempo extra frente a la pantalla, ¡no es el fin del mundo! Y si logran menos trabajo de lo normal durante esta fase, deben recordarse a sí mismos que es algo eventual.

¿Empleados con hijos en custodia?

¿Qué pasa con esos padres que tienen hijos en custodia? Para empezar, ni la vigencia y desarrollo de los sistemas de custodias compartidas, ni el régimen de visitas se ven afectados por las limitaciones de circulación en vigor, siempre que se hagan con las debidas medidas de seguridad.
En este punto, lo mejor siempre es analizar la situación, si en una de las casas hay alguien vulnerable, o uno de los dos profesionales es persona de riesgo, o hay un enfermo, lo mejor es suspender la custodia y compensar ese tiempo cuando todo haya acabado. La comunicación con la otra parte, como vimos en el punto anterior, es fundamental.
Ya has visto cómo hay maneras, como responsable de Recursos Humanos, de ayudar a tus empleados para que teletrabajo y niños no sean dos conceptos incompatibles y sí más llevaderos mientras la crisis del Coronavirus sigue amenazante.  

Publicaciones Relacionadas

¡Cotice por Whatsapp aquí!