fbpx

Autor de este post: Nicolas Cortes

Tiempo de lectura: 5 minutos

Debilidades laborales: ¿Cómo hablar de ellas en entrevistas de trabajo?

En esta nota verás las debilidades laborales
En las entrevistas laborales, la pregunta respecto a las debilidades laborales es de las más difíciles de responder. Y no, no es que creamos que somos perfectos. El desafío de las personas está en encontrar el equilibro entre contar esa debilidad y mostrar un cambio respecto a ello.  Esta pregunta es desafiante porque es fácil de responder de una manera que sale como deshonesta (“¡No tengo debilidades laborales!”) o descalificadora (“Soy malo en esta habilidad que es una necesidad absoluta para este trabajo.”)
Hay maneras de responder eficazmente y estrategias que puede utilizar para responder mejor a la pregunta. En la siguiente nota de GeoVictoria Times, sabrás como responder adecuadamente las preguntas respecto a debilidades laborales.

¿Por qué es importante admitir debilidades laborales en una entrevista?


Sus calificaciones y experiencia hablan por sí solas. No obstante, dice poco o nada sobre su personalidad. Según Michael Page, es bueno admitir que tienes debilidades, porque demuestra honestidad y autoconciencia. “También indica estar abierto a analizar y mejorar su rendimiento. Por último, ayuda al entrevistador a establecer si sería o no un buen ajuste cultural”, indican los expertos en capital humano.
Por tanto, se sugiere admitir las debilidades laborales para conocer que tan sincera es la persona. Además, si da una respuesta adecuada para superar esa debilidad, lo puede fortalecer.

¿Cómo hacer de una debilidad real una fortaleza?: 4 estrategias


Tener fracasos y debilidades es muy humano. Todos fallamos en el pasado y todos tenemos nuestras debilidades laborales (incluido el entrevistador). Ello es parte de la vida. La principal distinción entre los que fracasan y los que pasan esta pregunta de la entrevista es nuestra capacidad de aprender de nuestros errores. Debemos reconocer nuestras debilidades, abrazarlas y mostrar cómo nos esforzamos por mejorarlas.
Según Recruiter, se debe demostrar al entrevistador que se puede enfrentar esta pregunta de frente. Nombra una debilidad real tuya y muestra cómo te esfuerzas por mejorarla. Además, en muchos casos una debilidad es una fuerza disfrazada. A continuación, te damos 5 consejos:
  • Por ejemplo, una persona que es “habladora” puede ser un muy buen “negociador”. Una persona que no es muy “sociable” es muy “concienzuda” y no le gusta distraerse en el trabajo. De hecho, al describir una debilidad real y mostrar cómo está trabajando duro para mejorarla, o mejor aún, demostrando cómo realmente puede funcionar en su beneficio, podrá impresionar al entrevistador.

  • Si afirmas que el “perfeccionismo” es una debilidad, no sólo es poco probable que el entrevistador quede impresionado. Es probable que comprometas tu credibilidad y reduzcas tus posibilidades de éxito.

  • Cuando se le pida que describas tus debilidades laborales no evites la pregunta. Nunca dudes o seas reacio a responderla. Se espera que no se tengas una actitud titubeante. Enfréntate al desafío y expone tu verdadera debilidad.

  • No expongas una debilidad que sea irrelevante para el entorno laboral. Sin embargo, sea honesto y sincero. Demuestra que eres consciente de tus cualidades más débiles. No selecciones una debilidad que no tenga relación con tu nuevo trabajo. Ocupa una posible debilidad que tengas en la ejecución de tus funciones y cuenta cómo puedes aprender de ella.

Estructurar una respuesta


Desde UpJourney, se sugiere la siguiente estructura para responder ante debilidad. ¡Revisemos!
  • Introducción: “Históricamente, he [tenido X problema].” – Este es un fraseo importante. El uso del tiempo perfecto presente (es decir, “tener”) posiciona el defecto como algo presente, pero desvaneciéndose en el pasado.

  • Fondo de la historia: “Por ejemplo, hubo una vez en la que [proporcionar la información de fondo]”. Ello le da más profundidad y credibilidad respecto a la debilidad que cuentas.

  • Punto de falla de la historia: Describe lo que hiciste mal y las consecuencias de tu fracaso. Recuerda ser vulnerable. Debe estar claro que realmente arruinó y que había efectos no triviales.

  • Lección aprendida: “Como resultado, aprendí a reconocer la importancia de [el rasgo positivo que es lo opuesto a tu debilidad escogida]”.

  • Camino de crecimiento: “Debido a eso, estoy [describir las acciones específicas que está tomando para aumentar la calidad que le falta]”.


¿Qué es lo que se debe evitar decir sobre una debilidad?


La experta en carreras Sue Ellson, afirmó en el periódico británico Daily Mail, que se debe evitar criticar el comportamiento de otras personas al responder a esta pregunta. Siempre se debe concentrar en el propio rendimiento y habilidades de la persona.
“Las habilidades blandas” y la inteligencia emocional son muy valoradas en todos los sectores. Esta experta destaca que también es muy valorado la independencia de la persona para trabajar por su cuenta o como parte de un equipo. “Sea en persona o a distancia, es esencial y puede conducir al éxito profesional”, afirmó.
También sería prudente elegir una debilidad que no esté directamente relacionada con el trabajo disponible. Según la experta, eso aumenta las posibilidades de ser elegido para el puesto.

Consejos para hablar sobre debilidades laborales


Desde Chron nos dan los siguientes consejos para hablar sobre debilidades laborales:

Evalúate


Haz una evaluación honesta de tus rasgos personales y tus habilidades de desempeño laboral. Identifica las áreas que simplemente no te gustan, en las que no eres bueno y en las que quieres trabajar.
Por ejemplo, si las reuniones del personal te aburrieron y te hacen sentir como si estuvieras perdiendo tiempo, la falta de paciencia y concentración puede ser tu debilidad. Si no te gusta el trabajo en equipo, su debilidad puede ser su incapacidad para dar y tomar críticas, compartir y comprometerse. Identifique sus debilidades laborales y busque una manera de darles un giro positivo, como decirle al entrevistador que está trabajando en mejorar en estas áreas.

Explica esa debilidad laboral


Expone porque sientes que tiene debilidades laborales en ciertas áreas. Usando el ejemplo anterior, si tienes una baja tolerancia para reuniones largas, responde honestamente a esta pregunta. Por ejemplo, puedes decir: “Me gusta sacar el máximo partido a cada día de trabajo. No me siento productivo cuando estoy en reuniones largas, particularmente cuando siento que podría estar usando ese tiempo para cumplir con mis metas y responsabilidades profesionales”.
Esta respuesta admite una debilidad al tiempo que explica las razones detrás de ella.

Evita la arrogancia


Es verdad. Es recomendable hacer girar positivamente tus debilidades. No obstante, ten cuidado de que no suenes como si fueras mejor que los demás.
Por ejemplo, evita respuestas como: “Soy un trabajador tan duro, me veo a mí mismo como un adicto al trabajo y esa es mi debilidad”. Podrás parecer que no está dispuesto a admitir cualquier deficiencia o área que necesite mejoras. También implica que otros a tu alrededor no son trabajadores igualmente duros, lo que puede ponerte en una luz negativa.

Define tus objetivos para desarrollarte


Una vez que admitas una debilidad laboral en particular, describe cómo te esforzarás activamente por superar la deficiencia. Esto demostrará su capacidad para satisfacer los problemas de frente, admitir cuando algo necesita mejoras y tomar las medidas para corregir el problema.
Por ejemplo, si admites preferir el trabajo independiente sobre el trabajo en equipo, puedes hacer un seguimiento diciendo: “Reconozco que el trabajo en equipo presenta una oportunidad para colaborar y aprender de mis colegas. Estoy trabajando en ser más abierto a estas relaciones ofreciendo mi tiempo. Ayudaré en proyectos que no están relacionados con los míos y pediré comentarios de otros como una manera de mejorar mis habilidades de trabajo en equipo“.

Ten cuidado en admitir una debilidad que será clave en tu futuro trabajo


Por ejemplo, si está solicitando un trabajo como redactor en una agencia de publicidad. ¡Obvio! no admitas una debilidad como la gramática deficiente o la ortografía. Si conoces que esa debilidad es un defecto profesional importante, que incluso es vital para su desempeño laboral, toma las medidas para corregir el problema antes de entrar en el mercado laboral.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Únete a nuestra conversación, te invitamos a compartir este artículo

Publicaciones Relacionadas