¿Por qué es importante un plan de capacitación?

Tiempo de lectura: 3 mins.

Hacer un plan de capacitación bien evaluado por los trabajadores tiene muchas ventajas. Entre ellas: aumenta la productividad, la motivación de los empleados, los trabajadores palpan el beneficio de estar actualizados en sus determinadas especialidades.

Además, se realiza un mejor trabajo – adecuado a las nuevas tecnologías y conocimientos en sus determinados ámbitos –. Por tanto, todo esto se traduce en mayor rentabilidad para el negocio.  En suma, todos ganan. Una de las organizaciones estatales importantes en el área de capacitación en Chile es Sence. Esta entidad impulsa a las empresas para que capaciten a sus trabajadores en distintas áreas mediante franquicias tributarias. Generalmente, estas capacitaciones son realizadas mediante OTIC (Organismos Técnicos Intermedios para Capacitación) u OTEC (Organismos Técnicos de Capacitación) que son organismos especializados en variados tipos de capacitaciones.

Las OTIC se encargan del ámbito administrativo para que las capacitaciones de realicen conforme a la normativa. Las OTEC son entes validados por Sence, que tienen una personalidad jurídica, por lo tanto, están acreditados para impartir los cursos a los distintos tipos de técnico y profesionales  de las empresas.

Beneficios de un plan de capacitación

Idalberto Chiavenato, – autor connotado en el área de Recursos Humanos y, ya nombrado en otro de nuestros blogs-, indica que el plan de capacitación es “el proceso educativo de corto plazo, aplicado de manera sistemática y organizada, por medio del cual las personas adquieren conocimientos, desarrollan habilidades y competencias en función de objetivos definidos”.

Esta afirmación es bastante interesante. Al observar el plan de capacitación como un instrumento donde: se evalúe la necesidad y se realice un cronograma para ser ejecutado y evaluado como parte de la organización, motivará a que desde las planas gerenciales hasta todas las áreas de la empresa, se trabaje con un estilo profesional y alineado a los mejores estándares.

Por consecuencia, esta ejecución constante formará parte de la cultura de la organización. Continuando con la mirada de Chiavenato, el autor separa los beneficios de hacer un plan en empresariales, individuales y como equipo de trabajo. ¡Revisemos!:

Para la empresa los beneficios son los siguientes:

  • Aumenta la rentabilidad de la empresa.
  • Mayor conocimiento de los diferentes puestos.
  • Mejora la imagen de la empresa.
  • Amplía el compromiso de los empleados por la empresa.
  • Mejora la relación entre jefes y subordinados.
  • Ayuda a solucionar problemas.
  • Facilita la promoción de los empleados.
  • Incrementa la productividad y calidad del trabajo.
  • Promueve la comunicación en la organización, entre otros.

Para el empleado, alguno de los beneficios son:

  • Favorece la confianza y desarrollo personal.
  • Ayuda a la formación de líderes.
  • Mejora las habilidades de comunicación y de manejo de conflictos.
  • Ayuda a lograr las metas individuales.
  • Favorece la promoción hacia puestos de mayor responsabilidad.
  • Motiva al trabajador mediante la mejora del desempeño, entre otros.

Para el equipo de trabajo, los beneficios también son variados y relevantes:

  • Mejora la comunicación entre áreas.
  • Estimula la cohesión de los equipos de trabajo.
  • Ayuda a la orientación de nuevos empleados.
  • Ayuda a que los objetivos organizacionales se cumplan.
  • Proporciona un buen clima para el aprendizaje.
  • Convierte a la empresa en un ambiente de mejor calidad para trabajar.

Cómo realizar un plan de capacitación

Como en muchas áreas de Recursos Humanos, existen varias fórmulas para llevar a cabo un plan de capacitación. No obstante, los pasos más relevantes para su elaboración son los siguientes:

  • Detección de las necesidades de capacitación, que se puede determinar mediante un análisis FODA.
  • Clasificación y jerarquización de las necesidades de capacitación.
  • Elaboración de los contenidos del plan de capacitación. En este punto se establecen los contenidos específicos, las técnicas, instructores, las fechas y el presupuesto asignado.
  • Definición de los objetivos, tanto empresariales como para los empleados. Lo idóneo es que ambos estén alineados.
  • Ejecución del programa de la capacitación. En este punto es en donde comienzan a operar las OTIC y OTEC. Ello en caso que las empresas opten por capacitaciones con franquicia Sence.
  • Evaluación de los resultados, los cuales servirán para determinar planes de mejora continua de este proceso.

Cuando los planes de capacitación son exitosos toda la empresa se envuelve en un grato ambiente de trabajo, donde la capacitación realmente se lleva a la práctica. De esta forma, los empleados tienen la seguridad de que están trabajando bajo las mejores prácticas. Además, la jefatura tiene la tranquilidad de que los procesos se están ejecutando de manera correcta.

Al tener un buen cumplimiento de los objetivos organizacionales y al ser evaluados, los trabajadores sienten el respaldo de una capacitación de calidad para su buen cumplimiento de funciones. Para conocer profundizar más acerca de las evaluaciones de desempeño puedes visitar nuestro blog con este interesante tema.

👋 ¡Únete a nuestra conversación!

Comparte el artículo y deja tu opinión.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *