Estas son las 10 señales que indican que debes cambiar de trabajo

  Pueden ser desde problemas a la salud física o mental, cambios de humor u otras señales que indican si debes cambiar de trabajo. Independiente del rubro o tamaño de una empresa, si para un trabajador, su ambiente laboral le es molesto, seguramente querrá cambiar de trabajo.   La incomodidad o desagrado por tu trabajo se manifiesta en pequeños indicios. Por ejemplo, la clásica pregunta ¿Qué hago aquí? O si sientes dolores musculares, falta de sueño, jaquecas… Te empiezas a preguntar, ¿es solo un mal día o de verdad, odio mi trabajo?   El 2019, la consultora Circular RH de Fundación Chile, publicó los resultados de la quinta medición de engagement laboral. Según la información recogida por Emol.com, sólo un 18% de los trabajadores chilenos se encuentra en un estado de alto compromiso y motivación con su empleo.   Frente a esta situación en GeoVictoria te queremos ayudar. Si crees que no te sientes motivado en tu trabajo, entonces, ¿para qué seguir? Por ello, en GeoVictoria te presentamos 8 señales que indican si debes o no cambiar de trabajo. Toma nota de lo siguiente:

No era el puesto que pensabas

Si perpetuamente siempre te encuentras frustrado en tus esfuerzos por tener éxito, o si nunca te sientes respetado. Pueden ser señales que indican que debes cambiar de trabajo. O incluso, odiarlo.

Relación con tus compañeros de trabajo

Tratar con compañeros de trabajo desagradables o difíciles, o un jefe que es imposible de complacer. Esta situación hace que sea más difícil encontrar, aunque sea, un elemento que te agrade de tu puesto de trabajo.

Salud física y mental

Algunas de las señales reveladoras de que odias tu trabajo son emocionales. Si estas ansioso y deprimido por su trabajo, tu mente te está diciendo que tal vez es hora de reevaluar tu situación laboral. Tal vez te encuentres enfermo más a menudo, aunque no estés realmente enfermo. Ello hace aumentar las licencias, y, por ende, el ausentismo laboral de la empresa. Pero si su salud física realmente está disminuyendo como resultado de su trabajo, eso es una señal de algo más que frustración. Los dolores de cabeza, el malestar general y la imposibilidad de dormir pueden ser señales de que no está contento en el trabajo.

Cambios de personalidad

Si normalmente eres una persona tranquila y positiva, pero notaste que te retraías más en el trabajo, puede ser otro indicio. También si estás más susceptible a criticar o culpar a otros por causar un ambiente de trabajo tóxico.

No eres tan bueno en tu trabajo como solías ser

Tal vez esté cometiendo pequeños errores que normalmente nunca harías. De esta forma, da la impresión de que estás menos comprometido con tu trabajo. Pero si sientes que no eres bueno en tu trabajo en relación con lo que eras, considera un cambio.

Pasas mucho tiempo hablando sobre el trabajo

Un poco de aprensión por el trabajo nunca hace daño a nadie. (Siempre que te quejes con un amigo de confianza). Pero si pasas mucho tiempo desahogándote en tu trabajo, considera si lo bueno aún supera a lo malo.

Te resulta más difícil concentrarte

Obviamente, es más fácil prestarle atención a algo cuando estás comprometido con eso. Más allá de eso, odiar tu trabajo requiere mucha energía. Si detestas tu trabajo en este momento, probablemente no tengas energías para otra cosa.

No has tenido un aumento en mucho, mucho tiempo

El dinero no lo es todo, pero es difícil pagar las cuentas sin él. Más allá de eso, es difícil sentirse apreciado cuando tu remuneración se mantiene y tus tareas aumentan. Además, gracias a la inflación, si no obtiene aumentos regulares, en realidad está ganando menos de lo que ganaba hace unos años.

No tienes tiempo ni energía para tus hobbies

Tal vez sea porque estás deprimido y no tienes la energía, o tal vez porque trabajas en exceso. Ese tiempo en el trabajo, no puedes aprovecharlo para hacer tus pasatiempos o pasar tiempo con amigos y familiares. Cualquiera sea la razón, no es una buena señal.

Sientes que siempre estás en el trabajo, incluso en tu día libre

La ironía de estar atrapado en un trabajo que odias es que tiende a consumir cada momento de tu vida, incluso si no tienes un jefe que te llame a casa o te envíe un correo electrónico a las 3 a.m. Los buenos trabajos permiten un verdadero equilibrio entre el trabajo y la vida. Ello significa que logras desconectar del trabajo para disfrutar de su vida. Si descubres que siempre estás reflexionando sobre el trabajo, en vez de disfrutar el tiempo libre, puede que sea la señal que indica el cambio de trabajo.  

¡Cotice por Whatsapp aquí!