Día a día muchas empresas se atreven a controlar y gestionar su asistencia con un sistema biométrico, tal como el que ofrece GeoVictoria. Sin embargo, surge un sinfín dudas antes de emprender este desafío: ¿Qué aspectos técnicos debo tener ojo?, ¿qué necesito para la implementación?, ¿cómo reaccionarán mis trabajadores a este tipo de marcaje?, ¿estaré cumpliendo con la ley?

Pamela Vargas y Álex Barraza son coordinadores del Servicio Técnico de GeoVictoria. Ellos tienen una basta experiencia en la implementación del software y los productos asociados a la gestión de asistencia. Todo parte cuando el cliente acepta contratar GeoVictoria y un Jefe de Proyectos, reúne los requerimientos tanto del cliente como de GeoVictoria para hacer la implementación. Con la solicitud lista del cliente, los coordinadores ven en que puntos, que productos necesitan y cual es la dotación del lugar donde instalarán. Por ello, es siempre importante la comunicación entre ambas partes.

“Cada empresa tiene su propia política interna de instalación, entonces ahí es donde entramos a contactarnos con ellos, nos entregan la información técnica requerida, los permisos, la capacitación necesaria”, enfatiza Alex, para quién es importante cumplir con las exigencias de cada cliente tanto previamente, como en la instalación. Sin embargo, siempre los requerimientos son variados y a pesar de lo diverso, Pamela destaca que “igual buscamos la comodidad del cliente cuando te dice que no puede cumplir con determinados requisitos”.

Luego de pasar todas esas barreras técnicas, llega la hora de usar el servicio y ello implica tener en cuenta otro proceso: el de culturizar con el nuevo marcaje. En LIM Chile, empresa de outsourcing con más de 30 años de experiencia y 4 usando los servicios de GeoVictoria, realizan en agosto de cada año, la campaña llamada “Tu Marca Vale”, donde educan a los trabajadores más mayores, quienes tienen interiorizado el uso del ya obsoleto libro de asistencia y desconfían de la seguridad del nuevo sistema.

Para Bastián Garrido, Encargado de Gestión de Asistencia de LIM Chile, cree que es importante hacer este tipo de iniciativa, pues “la gente solo lo ve como poner un dedo y eso. Pero nosotros vamos más allá: sirve para ver si fue en el día, si su liquidación está completa a fin de mes, para asegurarse con la ACHS en el tema de los accidentes”, indicó Bastián, enfatizando que sea el método biométrico de marcaje que sea, ninguno es un sistema de control ni intromisión en los datos personales.

Desde la Dirección del Trabajo publicó el dictamen N°1140, que definen el uso de sistemas computacionales de control de asistencia, como es el caso de GeoVictoria. Este acepta el uso de registros biométricos (como huella dactilar, registro de iris, entre otros), siempre y cuando el sistema guarde automáticamente los datos del trabajador (nombre completo y rut), datos del empleador e indicar fecha inicio y término de la jornada.

Además de este decreto, toda empresa debe incluir en su reglamento interno que el sistema de marcaje de asistencia es por un método biométrico, debido a que el mismo dictamen acepta que el trabajador no quiera utilizar algún método de marcaje. Por tanto, es importante considerar las capacitaciones sobre como usar el sistema que la misma GeoVictoria ofrece en la implementación. En ese sentido, Álex Barraza recomienda que “debe haber una inducción en el personal para el cambio, porque nuestra empresa no es una empresa que va a controlar, sino que va a ayudar a prestar de mejor forma   su control de asistencia. Nosotros no estamos orientados a controlar a que lleguen temprano, sino a entregar la información verídica”.