¿Qué es la gestión del talento humano?

En este artículo sabrás de que se trata la gestión del talento humano. Conoce algunos consejos aquí.
El talento humano debe ser gestionado. Para ello existen muchos métodos que quizás no conozcas. No obstante, aquí queremos dar algunos consejos para desarrollarlo.
Pero, ¿dónde empezamos? ¡Ah sí, la definición! ¿A qué nos referimos cuando hablamos del concepto “Talento Humano”? Pues hay muchas acepciones. Según Negokai, el talento humano “es la capacidad de las personas de comprender de manera inteligente la manera de resolver un determinado problema mediante una serie de habilidades, destrezas y experiencias”.
Pero, ¿de qué forma se puede administrar el talento humano?, ¿qué herramientas tiene recursos humanos?, ¿cómo lo hace y que nuevos métodos tiene? En este artículo de GeoVictoria Times, profundizaremos más sobre este tema.
¡Comencemos!

¿A qué nos referimos con la gestión del talento humano?

La Universidad de Michigan lo define como la gestión del talento es el “esfuerzo sistémico y planificado para atraer, retener, desarrollar y motivar a los empleados y gerentes altamente calificados”. Vale decir, serán todas las estrategias para construir, fomentar y desarrollar el talento humano.
Pero sabemos que no es fácil. Esta debe ser una estrategia a largo plazo para construir el talento de los empleados. Esto se produce mediante el cultivo de “una fuerza laboral estable (pero dinámica) que prospera en el sistema de valores de su organización. Al mismo tiempo, logrará llenar los vacíos con nuevas perspectivas y habilidades”.
En tanto, el sitio web AIRH, afirma que este concepto tiene tres componentes:

  • El alcance de los procesos de RRHH: La gestión del talento se trata de un conjunto de procesos de RRHH que se integran entre sí. Por tanto, se requiere de una estrategia de gestión del talento para capitalizar todo su potencial.
  • Atraer, desarrollar, motivar y retener: Esta no es una lista completa. La gestión del talento afecta a todas las áreas clave de recursos humanos. Desde la contratación hasta la incorporación de trabajadores y desde la gestión del rendimiento hasta la retención.
  • Empleados de alto rendimiento: El propósito de la gestión del talento es aumentar el rendimiento. Por tanto, el objetivo es motivar, involucrar y retener a los empleados para que se desempeñen mejor. Por eso la importancia de la gestión del talento es tan significativa. Cuando se hace bien, las empresas pueden construir una ventaja competitiva sostenible y superar a su competencia. Ello a través de un sistema integrado de prácticas de gestión del talento que son difíciles de copiar y / o imitar.

En otras palabras, la gestión del talento es un proceso destinado a impulsar el rendimiento a través de prácticas integradas de gestión de personas. Como tal, es una de las funciones clave de Recursos Humanos. Por ello, la selección del talento humano es una base para la calidad y productividad.

¿En qué prácticas de gestión del talento deberías centrarte?

Entonces ¿cómo funciona esto en la práctica? ¿Cuáles son las mejores prácticas comunes de gestión del talento para aplicar? Desde AHR también nos dan un breve resumen de ello.

Employer branding: 

Tener una marca fuerte atrae a los mejores candidatos. Hablamos más de esto en este artículo.

Reputación del empleador: 

La reputación está relacionada con el Employer Branding. Sin embargo, la reputación se ve más afectada por los medios externos sobre los que la compañía tiene menos control. Un ejemplo de reputación que ha ido mal es el sector bancario en los últimos años, especialmente después de la crisis financiera de 2008.

Experiencia del candidato: 

La experiencia del candidato influye en la marca empleadora.

Selección: 

Detectar y seleccionar a los mejores es una parte importante de la gestión del talento.

Referencias: 

El talento conoce el talento. Los programas de referencia son efectivos, ya que ayudan a recoger a los candidatos que se embarcan más rápido y se desempeñan mejor.

Incorporación: 

Poner a las personas al día lo más rápido posible ayuda a hacerlas más productivas y aumenta la retención de empleados.

Inboarding: 

Cuando las personas son promovidas internamente, también necesitan apoyo para lograr la máxima productividad.

Compromiso:

Los empleados comprometidos están motivados, tienen un buen desempeño y tienen más probabilidades de quedarse.

Retención: 

Las estrategias de retención ayudan a mantener a las mejores personas a bordo.

Planificación de la sucesión: 

Recursos humanos debe capaz de llenar los puestos superiores cruciales cada vez que quedan vacantes. Tener una cartera de talentos que garantice la planificación de la sucesión es un elemento clave en esto.

Aprendizaje y desarrollo: 

Esta no es solo una práctica común de gestión del talento, sino que también es una mejor práctica de Recursos Humanos. Dar capacitación a los empleadores aumenta el rendimiento y la retención. Después de todo, una vez que hayas reclutado a las mejores personas, quieres asegurarte de que sigan siendo los favoritos en el campo, ¿cierto?

Gestión del rendimiento: 

Una parte esencial de la gestión del talento es el seguimiento y la mejora de su rendimiento.

Análisis de recursos humanos: 

Como hemos dicho antes, al aprovechar los datos puede asegurarse de que está alcanzando los KPI correctos que tienen un impacto en los resultados empresariales.

Cómo ganar en la gestión del talento humano: algunos consejos

En 2016, solo el 57% de los líderes de RRHH tenían como objetivo tener un impacto medible en el rendimiento empresarial. Ello producto de una estrategia para la gestión del talento. Según Randstad, ese número es del 83%.
Por tanto, hoy más que nunca, las empresas se están dando cuenta de que su éxito depende de su gente. Esta situación impulsa a RRHH en tener un papel estratégico más prominente, frontal y centrado en la gestión del talento.
Si no está seguro de cómo manejar este cambio, aquí hay algunos consejos de Capterra:

  • Evalúa la estructura de su organización. Los recursos humanos tradicionales son un asunto aislado. No así con la gestión del talento. Todos, desde su CEO hasta varios jefes de departamento, desempeñan un papel en la gestión. Por lo tanto, ajusta la estructura de la organización en consecuencia para llevar a esa meta.
  • Piense a largo plazo. La gestión del talento se centra en una estrategia a largo plazo. ¿Cómo vas a conseguir que los mejores candidatos de trabajo se apliquen a tu empresa? ¿Cómo se consigue que los trabajadores se queden y crezcan? Estas son preguntas grandes y difíciles que no se responderán en una semana. No hay un plan único para el éxito. Invierta en el cambio, pruebe cosas diferentes y mida los resultados para ver si está en el camino correcto.
  • Considere la posibilidad de una actualización de la tecnología.  El software de recursos humanos tradicional se centra en muchas de esas necesidades administrativas básicas: nómina, administración de beneficios, cumplimiento, etc. Un software de gestión de talento más robusto automatizará tareas. También realizarás un seguimiento de los datos y proporcionarás soporte directo para tu estrategia de gestión del talento. Desde el reclutamiento hasta la gestión del rendimiento, entre otros.

👋 ¡Únete a nuestra conversación!

Comparte el artículo y deja tu opinión.