8M: El impacto de la pandemia en la inequidad de género laboral en mujeres

Tiempo de lectura: 3 mins.

El impacto de la pandemia en la inequidad de género laboral
El 8M, conocido como “El Día de la Mujer”, no es solo una conmemoración para enlazar la igualdad y equidad de género. Es un día donde se reflexiona sobre todas las luchas que lideraron miles de mujeres en la historia, para derribar los espacios ocupados por hombres. Entre esos espacios, está el área laboral. Y justamente, el origen de este día radica en ello.

Orígenes del 8M

Según Mujeres en Lucha, el 8 de marzo de 1857, cientos de trabajadoras de la industria textil neoyorkina alzaron la voz y se manifestaron por primera vez en contra de los bajos salarios y las condiciones inhumanas de trabajo. Otras tantas mujeres del sector de la confección paralizaron las fábricas con las mismas exigencias en 1908, año en que se celebró en Chicago, EE. UU, una Jornada de las Mujeres, “a favor del sufragio femenino y contra la esclavitud sexual”.

No obstante, el hecho por el que más se recuerda sucedió el 25 de marzo de 1911. Aquella madrugada, se produjo un gran incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. Allí trabajaban centenares de mujeres que quedaron atrapadas. Al no encontrar una vía de escape, pues los propietarios habían bloqueado todos los accesos con el fin de evitar robos, muchas de las trabajadoras saltaron por las ventanas del edificio resultando gravemente heridas en la caída. Murieron más de 100 mujeres.

Esto obligó al gobierno de Estados Unidos a establecer leyes para la mejora, justamente, de la seguridad laboral en el sector industrial.

A continuación, nos preguntamos, ¿Cómo está el avance por garantizar el acceso de empleo y salario para las mujeres en Chile? ¿La pandemia afectó este proceso? En GeoVictoria Blog sabremos que tan afectadas fueron las mujeres en el ámbito laboral.

En esta jornada, se conmemora las diferentes luchas de las mujeres por tener igualdad de derechos en la sociedad.

INE: Impacto de COVID-19 en empleo de mujeres

Según el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile (INE) en su boletín “Género y empleo: impacto de la crisis económica por COVID-19”, arrojó clarificadoras cifras. Este reveló muchos datos que confirma más que nunca, la persistencia de una brecha entre el género, provocando inequidad laboral en la mujer Algunos de estos datos son:

  • Las personas que no buscaron trabajo remunerado por razones de cuidados y quehaceres domésticos registraron una variación en doce meses de 593% en el caso de las mujeres y 172% para ambos sexos.
  • Fueron 343.383 personas que declararon razones de no buscar trabajo a causa del COVID-19. Sin embargo, un 57,4% de estas personas fueron mujeres.
  • Las ramas de actividad económica más perjudicadas fueron donde trabajan mujeres. En general, son trabajos que requieren contacto con gente. Los puestos de trabajo de quienes se dedicaban a alojamiento y servicios de comida, comercio y trabajadoras de casa particular, fueron los que más disminuyeron proporcionalmente. Cuya recuperación no existe de 2019.
  • Según cifras del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, la participación laboral de mujeres en nuestro país alcanza sólo un 47,3%. Su nivel más bajo en 10 años.
  • En el trimestre octubre-diciembre de 2020, 4 de cada 10 mujeres en edad de trabajar estaban ocupadas, mientras que para los hombres las cifras fueron 6 de cada 10.
  • En ese trimestre, un 33,9% de las mujeres no buscó trabajo por razones familiares permanentes, es decir, tener que realizar trabajo doméstico y de cuidados no remunerados en sus hogares. En cambio, para los hombres la principal razón es estar estudiando, con un 38,4%. Además, un 1,7% de los hombres que no buscan trabajo lo hacen por razones familiares permanentes.

¿Qué factores influyen el desarrollo laboral de la mujer en pandemia?

Hay muchos factores que dificulta aun más el desarrollo laboral de la mujer en pandemia y aumenta la inequidad de género. En este informe de ONU Mujeres se resume alguna de ellas:

    • La llamada “doble jornada” que se refleja en cifras. Las mujeres destinan en promedio 5,8 horas diarias a los trabajos no remunerados, versus las 2,59 que destinan hombres.
    • Los trabajos en atención a público, educación, salud y trabajo en casa particular son ocupados mayoritariamente por mujeres. En algunos de ellos se ve perjudicada por no ejercer la actividad misma.
    • Aumento de la violencia de género. Según cifras entregadas por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, los llamados por casos de violencia intrafamiliar incrementaron un 70% durante el periodo de confinamiento.
    • El rol de cuidadora de la mujer y familia monoparental. Solo tiene apoyo de si misma.

👋 ¡Únete a nuestra conversación!

Comparte el artículo y deja tu opinión.